martes, 10 de abril de 2012

1+1 = Prefiero mi filosofía barata.

Entre códigos matemáticos, se pierde mi entendimiento y la noche se ve más linda, las estrellas brillan más, la luna se ve más redonda, y los planetas parecieran acercarse, hasta el punto de vislumbrar la isla tory en la punta de mi nariz.
El gnomo de mi ventana se ve más feliz y el móvil suena y baila más lindo que nunca, el pequeño cuarzo emite más colores que a medio día y llena mi pieza de luces, a horas no esperadas.
¿Será porque no hay números ni estadísticos descriptivos que interfieran entre su realidad y la mía?
 Los lápices vuelan a mis manos intentando hacerme recapacitar y a inventar con ellos nuevas cosas, pero las teclas ganan la batalla y el difusor emite sus mejores fragancias.
La música parece ir más lento y el compás de vinilo rayado recupera las lagunas no mentales, lo que inspira a Maria, quien le cuenta a su niño el mejor cuento de todas las noches, y entona una canción de cuna nunca antes escuchada.
 Buda sonríe pacíficamente y es que el bebé le hace cosquillas entremedio de sus mantas, pues ha vislumbrado la estrella, que anuncia la caravana, que trae noticias, nunca antes imaginadas.

Un poco de Nietzsche no le hace mal a nadie...


PD: Estudio Derecho. Como mierda llegue a esto? Estúpidas pascuas.

4 comentarios:

  1. La universidad y las pascuas te están cambiando. Y se lo que digo, yo era alguien normal antes de estudiar informática

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser... XD es que esto de llegar de la universidad y dormirse hasta las 6, no tiene precio, xD

      Eliminar