jueves, 12 de enero de 2012

The awful truth (por Jazmin Salvatore)

La gran estafa detrás del concierto de Apocalyptica en Chile

The awful truth

     Actualmente la banda finesa Apocalyptica presenta la versión latinoamericana de su tour “Seventh Symphony” que lleva el nombre de su séptimo y más reciente álbum. Cuando escuché que había una posibilidad de que tocaran acá en territorio chileno, quise estar informada de cada detalle, así fue como me embarqué en la aventura de firmar peticiones para traerlos, llené formularios, me hice miembro de varios grupos y obviamente dejé miles de mensajes en los sitios oficiales para marcar a Chile en el mapa. Entre los grupos que visité, encontré el sitio de Apocalyptica Chile que alberga más de 700 fans criollos y que como yo, soñaban con escuchar en vivo a “los dioses del cello” y junto a ellos sentí un lazo que iba mucho más allá de un grupo musical en común: compañía, buenos deseos y apoyo. 700 almas (y contando) unidas por el amor por la música y las artes. Varios de ellos tocan el cello entre otros instrumentos. Compartimos momentos de perdida y dolor, problemas familiares, etc.

     Pasaron los días y la noticia saltó de la web a nuestros corazones: “Apocalyptica viene a Chile” ¿cómo describir tanta alegría en palabras? No se puede…pero se resume en un sentimiento tan fuerte que provocó que varios grupos pequeños dentro la comunidad se organizaran para una serie de labores, como el diseño de la polera oficial y la comitiva que los esperaría en el aeropuerto. Todo marchaba aparentemente bien, pero había algo que causaba escepticismo, los múltiples cambios de lugar del concierto. Primero se dijo que vendrían como invitados al festival “Metal fest” en el Movistar Arena, luego junto a Ulver en el Teatro Teletón, luego el Teatro la Cúpula, esta vez sin Ulver…no había una venta de estradas todavía, pero a ninguno de nosotros nos pareció raro, sólo queríamos saber los precios y obviamente tener el ticket ¡en mano!

     Llegó ese día y a pesar de que no era lo más apropiado tener un ticket general, la suma de 20.000 no fue mal recibida. Fans de todas las regiones nos movilizamos hacia el Ticketmaster más cercano, los de las zonas más lejanas al Norte y Sur, reservaron pasajes y hasta planificaron sus estadías, que iban desde el rentar una habitación hasta acampar en el parque O’higgins. Una chica vendió su cámara digital para costearse su estadía, otros dispusieron de sus ahorros…Cada idea era comentada en el muro del grupo y con ellos, la alegría crecía cada vez, no importaba lo mucho que costara, lo difícil de cada situación, era el deseo de verlos a ELLOS en concierto lo que contaba.

      La ilusión que un día nos unió, nos destruyó con un año nuevo que comenzó muy bien, pero al cabo de unos días se convirtió en una verdadera pesadilla:

     “Feliz año nuevo y cancelación de los shows de Chile y Brazil” fue el macabro post de Apocalyptica facebook que apareció el 4 de enero. Nadie lo podía creer, ni siquiera yo lo creo o lo asimilo ahora mientras escribo…la frenética búsqueda de respuestas me impulsó a enviar este artículo a los medios, ya que yo y 700 más, aún no sabemos lo ocurrido.

     El informe oficial de la banda decía que la persona contratada para organizar los shows de Chile y Brasil no había respondido a los correos y llamadas del equipo de Apocalyptica en días y que la situación era tan crítica que no sabían ni el lugar donde tocar. Había también grandes pérdidas económicas…

Dígame usted ¿qué impresión le da el párrafo anterior? La verdad es que me da vergüenza, pudor y todos los sinónimos que pueda encontrar. Yo no estafé a la banda, no hice caso omiso a las llamadas del team, ni ilusioné a cientos de personas, pero me dio rabia y pena saber que el problema era de la casa. Los nombres salieron a la luz, y los señores Adaleberto Díaz Palavicino y Pablo Montenegro de Talentnation eran los culpables.

     Contactamos primero a Adalberto, quién dijo estar “triste” por la situación, ya que él mismo se llamaba fan de la banda (curioso que un “fan” no dé explicaciones al team correspondiente, ya que además de una cosa de profesionalismo, estaría el factor “admiración” de por medio), además señaló varias veces el punto “dinero”, en un correo pareció querer indicar que los fans estábamos enojados porque no se nos devolvería el total de lo invertido por el cargo adeudado a Ticketmaster (¿estaría escribiendo estas palabras para recuperar 2.000 pesos?) finalmente dijo entre palabras carentes de sentido que “estafar no era devolver el dinero” (otra vez, la estafa no fue a nosotros, sino que a Apocalyptica que nunca recibió una respuesta por parte de estos señores y perjudicó a Brasil de igual modo)

      En un segundo correo, Díaz acotó que se habían vendido unas 130 entradas, lo cual me parece extraño porque hace dos semanas en un sitio que hacía promoción a la venta de tickets, señalaba que quedaban 500 entradas para una localidad, que por lo que tengo entendido, tiene capacidad para 1200 personas…sólo hay que sumar y restar…

      Acto seguido el Sr. Díaz hace valer el notable recurso de la “sensibilidad” ofreciendo regalarme un poster y apelando que sus pérdidas habían sido varias, incluyendo los “posters” para colocar en la calle, detalle no menor mi querido Watson… ¿Por qué tienes los posters de calle a una semana del evento? ¿No deberías haberlos pegado antes? ¿Si había ya un problema o una acción premeditada, por qué no informar? Nótese que fue la banda la que nos avisó, todavía hay oficinas de Ticketmaster que no están informadas, de no ser por esta lamentable nota en el muro de ellos, lo más probable es que en unos días más muchos de nosotros estuviéremos haciendo fila para el evento.

      Pero todavía queda más señores por leer…con ustedes las palabras de Pablo Montenegro dirigidas a un miembro de nuestra comunidad:

     “Estimado, entiendo perfecto lo que sienten…me involucré en este proyecto como booking y promoción…no te imaginas como es la situación que pasó laboralmente porque el Sr Adalberto Diaz Palavicino me mantuvo sosteniendo el evento con falsa información ,mi historia laboral es amplia y nunca tuve un inconveniente como esto….mi labor se basa en gran porcentaje en la honestidad de las personas …estoy a su disposición en caso necesiten alguna información si sucede algún tipo de problema en la devolución del dinero de las entradas ,aunque lo dudo…porque ticketmaster sabe la situación…por este problema me entero de que no es primera vez que este señor tiene problemas con una banda …nada más que decir la situación es lamentable …quedo a su disposición en caso surjan preguntas y dudas…Atte.

Pablo Montenegro”

      ¿A quién tenemos que culpar entonces? Todavía nadie ha sido capaz de decirnos por qué la banda perdió los shows de Chile y Brasil ni por qué estos sujetos no se comunicaron con ellos, todo ha sido un vaivén de palabras empalagosas, poniendo énfasis en la devolución del dinero y en “sentimientos de empatía” pero la horrible, the awful truth, es que sólo nosotros podemos entender lo que se siente…como dijo una amiga por ahí en las profundas aguas del internet:

     “Me devolverán el dinero de la entrada menos el cargo de Ticketmaster, me devolverán el 80% del dinero de mi pasaje ¿quién me devuelve la ilusión?”                                                   

  
Jazmín Carrasco Vásquez.


PD: Bueno, esto fue escrito por otra persona, por Jazmin, pero lo he puesto en mi blog con permiso de ella, siguiendo con mi disgusto por el caso del concierto de apocalyptica. Puede que esto sea cargante y pesado, pero yo sigo molesto por esto. Pueden encontrar mas informacion  en http://www.facebook.com/apocalyptica.chile.
Nos vemos!

Una imagen para despedirse nunca es malo. 

VENGAAAAAAN!!!!!!! :( 

No hay comentarios:

Publicar un comentario